21 de noviembre de 2011

DUPLICA EL CRIMEN MUERTES EN TORREÓN

Las ejecuciones en Torreón se duplicaron en los primeros 10 meses de este año. Y es que mientras que en el 2010 se registraron un promedio de 30 asesinatos por mes, en el 2011 alcanzaron los 59 crímenes mensuales.

Datos de la Delegación Laguna 1 de la Fiscalía General del Estado, del 1 de enero al 30 de septiembre se registraron 526 crímenes y en octubre al menos 65 homicidios, sumando 591 crímenes en los primeros 10 meses.

En comparación con el año anterior, cuando asesinaron a 362 personas, este año los crímenes se duplicaron. Junio fue el mes con mayor número de homicidios al contabilizarse 96 asesinatos, seguido de septiembre con 82 y julio con 75. La intensificación de la operación de las bandas criminales se manifestó con los 66 ataques contra efectivos de la Policía Preventiva o instalaciones de la corporación municipal en nueve meses.

Además la saña con la que están operando los criminales se ha reflejado con las condiciones en que se encuentran los cadáveres. Ante el recrudecimiento de la violencia, las autoridades del Gobierno federal decidieron implementar el Operativo Laguna Segura el pasado 22 de octubre, coordinado por el Mando Único del General Marco Antonio González Barreda, que implicó el reforzamiento de la presencia federal en la Comarca Lagunera. Un contingente de aproximadamente un millar de efectivos arribó a la ciudad para coordinarse con las tropas destacamentadas en la XI Región Militar y con los cuerpos policiacos municipales y estatales, y con las corporaciones de seguridad de la federación. Las autoridades afirmaron que durante los primeros días del operativo se redujeron hasta en un 70 por ciento los homicidios. En los primeros seis días de noviembre la ciudad se había mantenido sin ningún asesinato, hasta el pasado 7 de noviembre en que se reportaron tres crímenes. Los hechos violentos han continuado en esta ciudad. El martes 15 se registró un ataque armado al periódico El Siglo de Torreón, en cuyo exterior fue incendiado un auto, y el miércoles 16 dos funcionarios de la Delegación Coahuila de la PGR fueron privados de la vida, así como otras cuatro personas fueron asesinadas. En los últimos meses se ha acentuado el nivel de violencia con decapitaciones, mutilaciones, colgados y mensajes del crimen. Los lugares de operación de los grupos del narcotráfico también se han modificado con el pasar de los años; inicialmente el sector poniente de Torreón se identificó como la zona de riesgo, en el que las balaceras entre delincuentes y enfrentamientos con militares y policías eran una constante. Ante los reiterados tiroteos en colonias como La Durangueña, Cerro de la Cruz, San Joaquín, las autoridades pusieron foco rojo en el poniente de esa ciudad, justo en donde se encuentran los límites de Torreón, Gómez Palacio y Lerdo.

En los últimos meses el área de mayor operación de las bandas criminales en Torreón se desplazó del poniente hacia el nororiente de la Ciudad, área donde se encuentra el Territorio Santos Modelo. Ese lugar trascendió a nivel internacional cuando una balacera registrada el pasado 20 de agosto, durante un partido de futbol, provocó pánico y desesperación ante unas 18 mil personas que disfrutaban el juego en el Estadio Corona del equipo Santos Laguna, además era trasmitido en red nacional por la televisión abierta.
Ahora la actividad criminal se ha intensificado hacia el oriente y suroriente de Torreón, por la Carretera Torreón-Matamoros. El aumento de la violencia en esta ciudad se advierte en el reporte de la incidencia delictiva de la Delegación Laguna 1 de la Fiscalía General del Estado de Coahuila: en el 2007 se cometieron 46 muertes violentas, al año siguiente la cifra pasó a 90, en el 2009 se incrementó a 160, el año pasado 362 y en los 10 meses de 2011 se han alcanzado los 591 crímenes.




...Y bajan en laguna duranguense
Contrario a lo que sucede a unos ocho kilómetros de Torreón, Coahuila, en el corazón de la Comarca duranguense, que forman principalmente los municipios de Lerdo y Gómez Palacio, Durango, ubicados en los límites con Torreón, el índice de homicidios dolosos se mantiene a la baja. Durante los primeros nueve meses, el Servicio Médico Forense (Semefo) de la región lagunera duranguense ha contabilizado 223 homicidios dolosos, mientras que durante el 2010 hubo un total de 438 homicidios. Daniel Alejandro Ramírez Amador, médico legista del Semefo, informó que en términos generales se registra una baja en el número de muertes registradas hasta la fecha en relación al año pasado.
En este año, de los 223 homicidios, 205 han sido con arma de fuego, dos calcinados, cinco decapitados, un desmembrado, un degollado, tres policontundidos y seis por arma blanca. El año pasado, de las 438 muertes, 393 fueron por arma de fuego, 13 decapitados, 10 con arma blanca, siete degollados, cinco policontundidos, cuatro calcinados, tres estrangulados, dos asfixiados y un ahorcado. Sin embargo, a unas semanas de finalizar el año, el número de homicidios podría alcanzar las 301 muertes registradas durante el 2009. Raymundo Enríquez, vocero de la Fiscalía General del Estado, dijo que desconoce las causas por las cuales los homicidios han descendido en la región lagunera duranguense. Aunque los homicidios han bajado, se han registrado algunos casos de alto impacto en el presente año en la región lagunera. Entre ellos el del 7 de enero, cuando fueron encontrados siete cuerpos en cuatro fosas clandestinas, los cuales se localizaron en el ejido Los Ángeles, en el municipio de Lerdo.
Los cuerpos tenían alrededor de un mes de haber fallecido. Posteriormente, el 8 de abril fue levantada, en el municipio de Gómez Palacio, Claudia Ávila Yáñez, subdelegada de la PGR en la región lagunera duranguense.Un día después su cuerpo fue localizado con múltiples impactos de bala. El 17 de agosto fueron localizados siete cuerpos debajo de un puente, entre ellos estaban los restos de una mujer, los cuales posteriormente fueron identificados y se determinó que fueron levantados en Cuencamé. Los niveles más bajos de violencia fueron registrados en el 2006, cuando hubo apenas 32 muertes violentas, y en el 2007 se registraron 49. Las cifras alcanzaron el más alto nivel en 2010, al sumarse 438 homicidios. En 2011 descendió a 223 asesinatos, sin contabilizar los meses de octubre y noviembre.