10 de julio de 2013

Detienen en Estados Unidos a tres sicarios del cártel del Golfo

McALLEN, Texas.- El Departamento de Justicia estadunidense dio a conocer la captura de tres sicarios vinculados al Cártel del Golfo, implicados en el secuestro y asesinato de un ciudadano mexicano en 2011.
El asunto no tendría nada de especial sino es porque la víctima fue plagiada en esta ciudad y asesinada en territorio mexicano, sin que hasta ahora se haya encontrado el cadáver. El motivo: lo confundieron con un sujeto que les robó 100 kilógramos de cocaína.
En un comunicado, el fiscal federal Kenneth Magidson informó que entre el jueves y el lunes pasados, la policía detuvo al mexicano Orlando Hernández, de 26 años, y a los estadunidenses Roel Garza, de 25, y Lorenzo Dávila de 24.
Los tres serán sometidos a proceso por el secuestro de Gerardo Villarreal, de 23 años, quien, de acuerdo con los interrogatorios, fue asesinado en una ciudad no revelada de México.
Según el boletín, el 28 de mayo de 2011 Villarreal se desplazaba con su esposa en un coche por calles de Mission para visitar a un familiar en esa misma ciudad fronteriza, donde residían.
Los ahora detenidos cerraron el paso a la pareja con varios vehículos.
Villarreal, quien se identificó como policía, fue esposado por los sicarios y obligado a subir a una camioneta.
La esposa, quien supuso que su marido había sido arrestado, llamó a las comandancias locales, que dijeron desconocer la acción.
En la investigación posterior se reveló que la víctima fue golpeada, amordazada e inmovilizada de manos y pies con cinta adhesiva.
Los secuestradores llevaron a Villarreal a un rancho en el área de Mission, donde se enteraron de que no era la persona que les había robado la droga.
La víctima fue llevada en la cajuela de un auto al otro lado del río Bravo, donde sus captores le dieron muerte de una manera no especificada.
El supuesto policía no tenía antecedentes criminales y desde el día de los hechos no ha aparecido.
Los incriminados enfrentan una pena de cadena perpetua en una prisión federal y una posible multa de 250 mil dólares.